jueves, 7 de junio de 2018

Alegaciones


Prefiero las ratas a los insectos pero, tú ya lo sabías, hermano; por eso no sé cómo pudiste… Las ratas no me causan la repugnancia que siento al ver una cucaracha. Sé qué comen, como se reproducen; amamantan a sus crías, no son tan ajenas a nosotros. Pero los insectos… En sus orígenes no son más que larvas pegajosas, que aparecen en cuanto algo empieza a pudrirse. De ahí nacen esos bichos, de lo descompuesto. Por eso quiero que entiendas que, no puedo. Ojalá te hubieras despertado convertido en una rata de setenta kilos. ¡Te juro por Dios, Gregorio, que todo habría sido distinto!.

Autora: Ana Pascual Pérez

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ja ja... Lo sospeché desde un principio! Es uno de mis autores favoritos. Me pasa igual, prefiero las criaturas con pelo y sin antenas. Aunque, todavía existe el debate sobre la cucaracha y el escarabajo. Saludos Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura.
      Veo que también empatizas con las ratas de setenta kilos :D Saludos

      Eliminar
  3. Hola, Ana:

    Te he nominado a los Blogger Recognition 2018. Puedes verlo en:
    https://cuentoscontigo.wordpress.com/2018/09/24/me-han-nominado-para-el-blogger-recognition-award-2018/

    Saludos,

    Sara

    ResponderEliminar