domingo, 20 de enero de 2019

Visto desde fuera...


Encendí las velas como me pediste, para que desde el camino, a través de la ventana, pudieras verlas. Lo sé porque salí a comprobarlo, entonces, al asegurarme que regresarías, ya no pude entrar.

Autora: Ana Pascual Pérez.

Vistas despejadas.


Me dijo que desde su casa podría contemplar toda la ciudad, yo le advertí de mis vértigos, mi acrofobia… Me miró de tal forma que no dudé en pulsar el botón 15 del ascensor.

Autora: Ana Pascual Pérez

¿Quién ha estado en España?


Antes de que el jefe de planta dejara de hablar y pusiera el montón de papeles sobre su mesa, ya se había arrepentido de haber levantado la mano. Le dijo que él no dominaba el castellano. Le advirtió de manera explícita de su incompetencia y desconocimiento en la lengua hispana. También utilizó el lenguaje corporal, poniendo cara de no saber, al tiempo que negaba con la cabeza y elevaba sus hombros… De nada sirvió.
Una vez vencido el miedo al fracaso, Bishvajit trajo a su memoria el verano que pasó en Barcelona en 1992 y, tradujo los textos de las etiquetas de los sillones de masaje.

Autora: Ana Pascual Pérez

Colonizadores natos.


Hay que fijarse muy bien. Están en la fila de arbustos que bordea el parking del edificio más alto. Justo ahí, fíjese bien, porque a simple vista parece un hilo negro, pero no, es una fila doble de hormigas. Unas van y otras vuelven, perfectamente coordinadas e inofensivas, en apariencia.
Si como me dijo, lo que usted pretende es descubrir el lugar que ocupamos los seres humanos dentro del orden natural, mire hacia ese punto en concreto y observe con atención, hasta que consiga ver a las hormigas. Imagínelas bajo tierra, haciendo acopio de víveres, construyendo túneles, colándose por cualquier rendija para formar otras filas dobles, triples. Cavando nuevas galerías, invadiendo el espacio de otros animales. Entrando en su cocina para vaciar poco a poco todo su paquete de azúcar, que acabará siendo negro. Igual que el hilo que a simple vista parecía inofensivo.

Autora: Ana Pascual Pérez

martes, 1 de enero de 2019

Vencidos


En su origen, Iván y Pedro comenzaron siendo uno, compartiendo óvulo y espermatozoide. El tiempo que estuvieron en el vientre materno permanecieron ensamblados, colocados como un par de zapatos en su caja, sin apenas espacio para moverse. Sus movimientos e incluso sus latidos estaban perfectamente sincronizados, todo estaba en orden, en perfecto equilibrio, hasta que vieron la luz y respiraron la primera bocanada de aire.
A partir de ese momento, estos seres idénticos lucharon contra natura por ser diferentes el uno del otro. A los cuatro años, Iván aprendió a leer. Pedro a los cinco, cuando consiguió desarrollar la habilidad de hacerlo al revés. Daba gusto escuchar la lectura de Iván, mientras que oír al otro ponía los pelos de punta a cualquiera y, a más de uno le hacía santiguarse. Por supuesto nunca consintieron que los vistieran iguales. Cuando Pedro se inició en la catequesis, Iván manifestó su rechazo a cualquier religión. Él creía en los extraterrestres, su hermano, no.
Las conversaciones entre ambos eran alegatos de sus dispares razonamientos, nunca llegaban a un punto en común, se repelían como imanes de polos idénticos. Pedro siempre miraba a su izquierda e Iván a la derecha, así pasaron mucho tiempo, hasta que dejaron de verse. Tanto tiempo llevaban los dos mirando para el lado opuesto, que no se reconocieron el último lunes del año 2018, cuando coincidieron en la línea 11. Iban sentados uno junto al otro, imbuidos en un juego que sin saberlo, compartían. Se trataba de buscar similitudes entre las personas que observaban y enumerarlas mentalmente; “dos mujeres con abrigos rojos”, “tres chicas con diadema”, “dos tipos que mascan chicle”… “el hombre que está sentado a mi lado mueve los pies igual que yo”, “el hombre que está a mi lado mueve los pies igual que yo”.
Ahí estaban, Iván y Pedro, compartiendo línea de autobús y juego, uno junto al otro, como un par de zapatos en su caja. Sincronizados en un movimiento de pies inconsciente… de vuelta al útero materno.

Autora: Ana Pascual Pérez.

martes, 9 de octubre de 2018

Migrantes


Comienzan a acumularse en la superficie del planeta como una especie de nuevos continentes, trozos de tierra movedizos que perturban la respiración de los volcanes. Se produce un gran revuelo, cada vez que la tierra resopla y se estremece, preparándose para un parto múltiple de naufragios.
Todavía se desconoce la causa de esos desastres naturales. Solo sabemos que muchos se hunden y, los que se mantienen a flote intentan encontrar, en el intrincado de las costas, un hueco al que ensamblarse. Sucede así, desde hace un tiempo, aparecen pedazos de manto terrestre que durante algunos días flotan a la deriva por mares y océanos.

Autora: Ana Pascual Pérez

jueves, 7 de junio de 2018

Alegaciones


Prefiero las ratas a los insectos pero, tú ya lo sabías, hermano; por eso no sé cómo pudiste… Las ratas no me causan la repugnancia que siento al ver una cucaracha. Sé qué comen, como se reproducen; amamantan a sus crías, no son tan ajenas a nosotros. Pero los insectos… En sus orígenes no son más que larvas pegajosas, que aparecen en cuanto algo empieza a pudrirse. De ahí nacen esos bichos, de lo descompuesto. Por eso quiero que entiendas que, no puedo. Ojalá te hubieras despertado convertido en una rata de setenta kilos. ¡Te juro por Dios, Gregorio, que todo habría sido distinto!.

Autora: Ana Pascual Pérez